Investigaciones científicas señalan que la Reserva Marina se recupera

Las investigaciones científicas del buque oceanográfico Atlantic Explorer, fletado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), indican que la Reserva Marina del Mar de las Calmas se está recuperando.

Según el profesor González Ramos, uno de los científicos a bordo del Atlantic Explorer,  el estado del mar ha cambiado mucho  si las comparamos con el de los primeros meses después de la erupción. “Al principio había mucha emisión de Co2 y de sulfidrico en toda la columna de agua que alcanzaba el foco volcánico. Prácticamente no había zooplancton ni fitoplancton, y la mancha entró en toda la zona de la reserva”, afirma.

La erupción submarina se evidenció con unas inquietantes manchas que alcanzaron la reserva del Mar de las Calmas, una zona de gran biodiversidad declarada como Reserva Mundial de la Biosfera en enero de 2000.

Decenas de peces muertos flotando en el puerto de La Restinga en la isla canaria de El Hierro, por la erupción volcánica submarina que azota su costa. EFE/ Ramón de la Rocha

Expertos en ecología bentónica indican que la principal causa de la muerte de estos organismos se debió principalmente al aumento de la acidez del pH (llegó a 6, cuando los valores normales son sobre 8), y explican que las especies de esqueletos carbonatados aparecían sin sus conchas, que se disolvían completamente a causa del pH.

Entre los peces había un componente adicional que causó su muerte: entre 75 y 100 metros de profundidad la concentración de oxígeno en la zona era cero. Además, el profesor González Ramos indica que las grandes cantidades de ceniza también pudieron tener algo que ver.

La erupción se mantuvo en un mismo nivel de actividad hasta diciembre. Fue entonces cuando comenzó a descender hasta situarse bajo mínimos el 5 de marzo, día en que se dio por finalizada oficialmente la erupción.

A principios de marzo el ROV estuvo recogiendo muestras y los científicos encontraron el pH muy recuperado, existía poca emisión de Co2 y la mancha casi había desaparecido. Asimismo encontraron sin problemas algunas formas  zooplanctónicas.

La gran pregunta es cuánto tardará en recuperarse el ecosistema. “Estamos hablando de muchas especies de vertebrados e invertebrados con ciclos de vida distintos. El mero, el sargo o el coral negro son de ciclo de vida largo, y necesitarán más tiempo para conseguir las concentraciones que había antes del evento”, señala el profesor González Ramos.

Arturo Boyra, director de ‘Oceanográfica: Divulgación, Educación y Ciencia’, cree que la Reserva Marina no corre peligro. “La Reserva va a seguir funcionando como tal, y más teniendo en cuenta que El Hierro se trata de una de las islas con el medio marino mejor conservado. Ahora son las zonas vecinas a la Reserva las que van a contribuir a su recuperación”, afirma.

“Estoy seguro que esto nos va a suponer grandes sorpresas –dice Arturo Boyra-. Los procesos de dilución en el mar son rápidos, lo que puede suponer que los parámetros del agua se recuperen en días.”

Esto implica que los peces pelágicos, los que viven en aguas libres, pueden volver a estas aguas. Lo mismo puede pasar con otros animales que han podido huir o que tienen la capacidad de desplazarse kilómetros, como los meros, abades y pejeperros o los atractivos angelotes y chuchos.

Fotografía tomada en Septiembre de 2009 de la Reserva Marina Mar de las Calmas, en la costa de La Restinga. Imagen: EFE/OCEANA/Carlos Suárez

Expertos en ecología bentónica afirman que el bentos está recuperándose muy rápidamente. Sobre todo en la “La punta de la Orchilla” (costa suroccidental de El Hierro), la zona más alejada del cono.

El profesor González Ramos advierte de la necesidad de dar tiempo a los peces que han quedado para que se reproduzcan.  “Creo que no es un buen momento para restablecer la pesca si las poblaciones han quedado diezmadas. Lo lógico y normal es la tesitura que están tomando desde la cofradía de pescadores de La Restinga, que están aguantando sin pescar para que el ecosistema se pueda recuperar”, dice este investigador de la ULPGC.

Arturo Boyra piensa que para que recuperar los efectivos que había antes de la erupción puede llevar años, pero también cree que esta es una magnífica oportunidad para aprender. “Lo que es seguro –dice Arturo- es que este proceso nos va a enseñar mucho sobre la ecología del medio marino canario.”

Víctor Jover @CalleCiencia

Acerca de victorjover
Estudiante de Periodismo y Diplomado en Magisterio apasionado del misterio, la ciencia y la filosofía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: