La erupción submarina arrasa la economía de El Hierro

El martes 13 de febrero (cuatro meses y tres días después del inicio de la erupción) un grupo de científicos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) partió hacia las aguas del Mar de las Calmas a bordo del buque oceanográfico Atlantic Explorer. El barco fletado por la universidad a la empresa QSTAR realizaría investigaciones sobre el foco de la erupción submarina que había hundido la economía de la isla de El Hierro. Afortunadamente los científicos se encontraron con un panorama alentador. Diferentes especies de peces que hasta hace poco únicamente aparecían muertas en la superficie, correteaban ahora entre las aguas de una erupción casi extinguida. Un atisbo de esperanza para una economía basada en la pesca y el turismo que está a cero euros desde octubre de 2011, cuando dio comienzo la erupción.

El estudio de los científicos del Atlantic Explorer se dirigía al volcán submarino de El Hierro y su afectación oceanográfica. Además sería la primera vez que un ROV, un robot submarino no tripulado, filmaría el cono volcánico. Entre la tripulación del GUAYOTA 2-ULPGC, nombre que se le dio a la campaña del 13 de febrero, se encontraba el profesor Antonio González Ramos, del Departamento de Biología de la ULPGC.

El profesor González Ramos explica que las condiciones del medio marino han cambiado drásticamente comparadas con las del inicio de  la erupción. Entonces la falta de concentración de oxígeno en el agua y la acidez del pH, muy superior a lo normal, acabó con la vida de muchos peces.

El evento ocurrido en El Hierro es algo normal debido a la naturaleza volcánica de Canarias. El Hierro es de hecho la más joven de las islas y sigue creciendo. Según Carmen López, directora del Observatorio de Geofísica Central y portavoz del comité científico del PEVOLCA (Plan de Protección Civil por Riesgo Volcánico de la Comunidad Autónoma de Canarias), en las Islas Canarias existe un promedio de erupciones cada 25-30 años.

Esta es la primera erupción en España desde 1971, cuando el volcán Teneguía, en la isla de La Palma, también en Canarias, entró en erupción. La erupción última que se registró en El Hierro en 1793.

En Canarias todos los terremotos están relacionados con el volcanismo. Carmen López explica que “éste se ha producido porque ha habido una masa de magma que se ha abierto camino hacia la superficie, y en ese proceso ha generado una serie de fracturas que han producido los terremotos registrados, que eran simplemente los heraldos de la erupción que iba a ocurrir”.

La erupción de El Hierro es un ejemplo muy claro de cómo una sismicidad muy profunda y de baja magnitud fue acercándose a la superficie aumentando la magnitud, hasta que ocurrió la erupción.

El 8 de octubre se produjo un sismo de 4.3 grados en la escala Richter, el de mayor magnitud hasta esa fecha, desde junio, cuando empezaron a registrarse los temblores. Dos días después, el 10 de octubre de 2011, se originó la erupción volcánica submarina, a unos cinco kilómetros frente a las costas de La Restinga, pequeño municipio al sur de El Hierro, y a unos 1.000 metros de profundidad, en el mar de Las Calmas.

El 11 de octubre la alerta de riesgo volcánico pasó a nivel rojo, y la dirección del PEVOLCA decidió que se efectuara la que sería la primera de las dos evacuaciones de La Restinga a causa de la erupción.

El azufre desprendido por el volcán produjo dos manchas en el mar que se localizaron a 1,5 y 2 millas de la costa. Estas manchas evidenciaban una erupción con dos focos, a unos 500 y 750 metros de profundidad. Algunos vecinos esperaban con deseo un gran espectáculo del volcán que atrajera a los turistas, pero finalmente quedó en poco. La erupción produjo a lo sumo columnas de vapor y cenizas varios metros por encima de la superficie del mar.

La segunda evacuación se realizó el 5 de noviembre, tras registrarse un nuevo aumento en la magnitud de los sismos. A partir de diciembre se produjo un descenso gradual de la actividad del volcán, y el  5 de marzo de 2012 se dio por finalizada la erupción, con el cono volcánico a 80 metros de profundidad.

Esta erupción ha sido especialmente larga, ha durado cinco meses. Tiempo en el que ha conseguido desmoronar la economía de El Hierro. Los residentes en la isla viven de la pesca y el turismo. Sectores que se han visto afectados por la erupción submarina. La situación llegó a tal extremo de que los tres ayuntamientos de la isla se declararon en emergencia social.

Peces muertos flotando en el puerto de La Restinga en la isla canaria de El Hierro, por la erupción volcánica submarina que azota su costa. / Imagen: EFE

El 60% de la costa marina está dañada

Los pescadores de La Restinga llevan cinco meses sin salir a pescar debido a que una parte de la costa de la isla está afectada por el volcán. Pero no solo la costa. Fernando Gutiérrez, presidente de la cofradía de pescadores de La Restinga, cuenta que ha habido pescado muerto a nueve millas de distancia del foco volcánico.

“Entendemos que el 60% de la costa marina de la isla está dañada –dice Fernando Gutiérrez-. Pero es un daño reparable, y es por eso que desde la cofradía pedimos que, ese hipotético 40% de pescado sano, no se toque para que sirva para repoblar el resto. El sector pesquero por voluntad propia ha decidido no ir a pescar.”

Pero el problema es doble. Otro de los motores de la isla es el buceo, que también podría salir perjudicado de una pesca irresponsable. “Si la zona sur sale afectada, la gente va a ver lo mismo aquí que en Tenerife o Gran Canaria, y se van quedar allí para tirarse al mar a bucear. Por eso necesitamos el auxilio de la Administración Central, para que se mantenga el equilibrio de la naturaleza.”, dice Fernando.

Los pescadores están recibiendo del Gobierno de Canarias una ayuda mensual de 1.200€. Fernando cree que es algo que se han ganado.

“La ayuda del Gobierno de Canarias que estamos recibiendo es la recompensa al trabajo que hemos hecho en esta isla por una pesca responsable y sostenible”, argumenta el presidente de la cofradía. “El Gobierno de Canarias –añade- se ha preocupado por el sector pesquero, pero seguimos reclamando una ayuda del Gobierno de España. Ya no solo para los pescadores sino para todo el pueblo. Un pueblo que está a cero euros en todos los sentidos desde hace 5 meses. Ni turismo, ni pesca, ni nada”, afirma Fernando Gutiérrez.

El buceo y la hostelería están a cero euros desde octubre

Pero la peor parte no se la lleva la pesca. El resto de negocios de la isla de El Hierro solo han cobrado 1.000€ al inicio de la erupción en forma de ayuda, y nada más. La situación para ellos es dramática, y sienten un abandono total y absoluto por parte del Gobierno de España.

Iñaki Cayón, dueño del Centro de Buceo El Hierro, tuvo que detener su trabajo en octubre por las condiciones del agua. “El foco volcánico expulsaba rocas incandescentes que, por los gases que acumulaban en sus orificios, se desplazaban como proyectiles dentro del agua. Salían cenizas, metales pesados, aumentó la temperatura del mar y otra serie de elementos en el agua que estaban matando a los peces. Evidentemente la gente no se podía meter en el agua”, explica Iñaki.

Iñaki ha intentado retomar la actividad en la zona norte de la isla, pero debido al alarmismo que han generado los medios de comunicación, la gente ha dejado de ver El Hierro como un destino de buceo. “Tenemos cero ingresos desde octubre y cero peticiones de información para Semana Santa. Otros años lo teníamos completo, pero este año no. La gente debe estar esperando a que se den noticias positivas de El Hierro. De momento no hay solicitudes”, cuenta el dueño del Centro de Buceo El Hierro.

Luis Andrés González es propietario de un hotel en El Pinar. Al inicio de la erupción todos los turistas cancelaron sus reservas en el hotel hasta los meses de enero y febrero. “Ahora va muy lenta la cosa. Estamos en una época en que otros años teníamos todo completo, y este año, para Semana Santa, no es así”, dice Luis Andrés González.

Él ni siquiera ha recibido la ayuda de 1.000€ del Gobierno de Canarias. “Ayudas, no me ha llegado ninguna. Y como a mí –dice Luis Andrés- al 80% de la población. A esta zona de La Restinga no ha llegado nada. Además de que veníamos de una crisis muy fuerte, esto ha hecho que los ingresos desde octubre sean cero.”

El ministro de Industria, José Manuel Soria, anunció una inversión de 5,48 millones de euros para la isla, en concepto de ayudas, subvenciones y créditos blandos para el sector turístico y las pymes, afectadas por la erupción. Pero los empresarios de la isla denuncian que de esa “ayuda” no les va a llegar nada. “Eso son prestamos ICO. Que  si vas a pedir un préstamo y el negocio no vende, ¿cómo te lo van a dar?”, dice Luis Andrés González. “Si tenemos ingresos cero, pedir un préstamo ICO es echarte otro lazo al cuello. ¿Cómo te vas a acoger a otro pago más? Esa ayuda no es resolutiva”, opina Iñaki Cayón.

Vecinos de La Restinga con sus equipajes para evacuar por segunda vez el pueblo como medida preventiva. / Agencia EFE

Evacuaciones precipitadas

Otro de los aspectos que ha levantado mayor controversia en La Restinga es si las evacuaciones de la población estaban fundamentadas. Luis Andrés González cree que fue todo muy exagerado. “En La Restinga no hubo ni un rasguño, ni una casa agrietada, ningún accidente. No pasó nada. Y resulta que parecía que era el fin del mundo. Que se iba a hundir la isla.” El propietario del Hotel El Pinar achaca gran culpa de lo ocurrido a las televisiones. “Las televisiones entrevistaban a gente que no tenía miedo, pero no las sacaban. Sacaban a la señora de turno llorando –comenta Luis Andrés- y emitían imágenes de grandes erupciones que habían ocurrido en otros lugares. Los extranjeros se pensaban que eso era lo que iba a pasar y aquí no pasó nada. Solamente salía un poquito de humo. Un humo que ahora todo el mundo quiere venir a ver y ya no está.“

Por su parte, Iñaki Cayón cree que todo ha sido a causa de la inexperiencia, de no saber qué va a pasar. “Al principio se tomaron esas precauciones. Una vez ha pasado todo es muy fácil decir que ha sido exagerado, pero antes ¿quién lo sabía? Más vale prevenir antes que cometer cualquier imprudencia”, dice Iñaki.

Sea como fuere, ahora lo importante para los isleños de El Hierro es que el ecosistema se regenere cuanto antes para reactivar su economía. Según los expertos, el hecho de que hayan sido causas naturales y no una contaminación la que ha producido el desastre, facilita la recuperación del ecosistema, e incluso aseguran que  la erupción ha depositado en el mar nutrientes que crearán un ecosistema todavía más rico que el que había antes del evento.

Artículos relacionados:

¿Existió un peligro real para la población de La Restinga?

Investigaciones científicas señalan que la Reserva Marina se recupera

Víctor Jover @CalleCiencia

Acerca de victorjover
Estudiante de Periodismo y Diplomado en Magisterio apasionado del misterio, la ciencia y la filosofía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: