La vida es un derecho, no una obligación

· La eutanasia en España se castiga con la prisión

· Las encuestas del CIS indican que los médicos y la ciudadanía creen que debería despenalizarse

· El problema fundamental es si se reconoce o no el derecho de las personas a disponer sobre su vida

· Los partidos políticos dan la espalda al problema

En torno al paciente terminal se centra buena parte de los problemas éticos más importantes con los que debe enfrentarse el médico

En torno al paciente terminal se centra buena parte de los problemas éticos más importantes con los que debe enfrentarse el médico

La eutanasia se considera en nuestro país como una forma de auxilio e inducción al suicidio y, por tanto,  está castigada con la cárcel. No obstante, la sociedad se ha manifestado a favor de la despenalización de estas conductas. El punto a resolver en la legislación actual es si reconocemos o no el derecho de las personas a disponer de su propia vida. Con la actual legislación no es posible avanzar en el problema y los políticos parecen haberlo olvidado.

El Código Penal de 1995, todavía hoy vigente, introdujo la regulación de las conductas eutanásicas en nuestra legislación. En su artículo 143 se contempla la eutanasia como una forma de auxilio e inducción al suicidio en la que se prevé una atenuación de las penas previstas cuando se dan determinadas circunstancias, como graves padecimientos o una enfermedad terminal.

“Solo se castigan los supuestos de cooperación necesaria y positiva o la causación de la muerte de otro cuando no medie una atención expresa, seria e inequívoca”, explica Joan Carbonell Mateu, catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Valencia. “De manera que no son penas de cumplimiento o inmediato ingreso en prisión cuando se trata de un delincuente primario. El problema -dice Carbonell Mateu- aparece cuando se repiten los supuestos, y es frecuente que el mismo médico realice varias conductas de estas características.”

Según el catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Valencia, la ley no resuelve la cuestión fundamental, que se centra en si reconocemos o no la autodeterminación de los ciudadanos para decidir sobre su propio destino. Especialmente cuando se encuentran en una situación terminal o de graves padecimientos. “Cuando se mantiene una posición de intervención del Derecho Penal, uno se pregunta cuál es el objeto de tutela. Naturalmente, van a decirte que la vida. Pero la vida es un derecho, no una obligación”, subraya Carbonell Mateu.

Joan Cabré Pericàs es jefe del Servicio de Cuidados intensivos del Hospital de Barcelona. Él cree que más que legalizar la eutanasia, habría que despenalizarla. “El Estado tiene que velar para que tú vivas. Lo que no consta en ningún escrito es que tenga la obligación de hacerte vivir en contra de tu voluntad”, advierte. “Si un paciente lo está pasando tan mal que ya no quiere seguir viviendo, debe existir algún mecanismo legal para que lo pueda conseguir”, añade Cabré Pericàs.

“Toda persona debería tener derecho a disponer de su propia vida cuando considere oportuno y esté sufriendo una enfermedad incurable, avanzada, degenerativa y/o terminal que le esté provocando una serie de dolencias y considere que no está viviendo una vida digna” explica Manuel García Teigell, portavoz de la Asociación Federal Derecho a Morir Dignamente (DMD).

Uno de los objetivos de DMD es luchar por la despenalización de la eutanasia y del suicidio asistido. “Las personas deben tener derecho a no ver cómo se va degradando su cuerpo cuando padecen una enfermedad de estas características, a no llegar a lo más degradante de la enfermedad, que es la agonía, donde se está boqueando, donde se oye una respiración horrible…, cuando se es consciente de la propia muerte”, añade García Teigell.

Las comunidades están sacando leyes autonómicas, sobre todo de últimas voluntades, en las cuales se regulan los llamados ‘documentos de últimas voluntades’, vulgarmente conocidos como testamentos vitales. En estos documentos una persona puede decidir o dejar indicado que no quiere ser sometido a tratos degradantes o tratamientos agresivos que prolonguen artificialmente su vida en determinados momentos.

“Con la actual legislación no es posible avanzar mucho más”, dice Carbonell Mateu, que lamenta que los políticos españoles hayan querido olvidar el problema porque, según cree, ésta debería ser materia de ley orgánica. “Aquí ha habido un cierto fariseísmo. Siempre se ha dicho -finaliza Carbonell Mateu- que hacía falta un debate mayor, que la sociedad no estaba decidida, que no había habido suficiente debate; cuando la verdad es que todas las encuestas que se manejan dan elevadísimos porcentajes a favor de la despenalización de estos supuestos.”

Ramón Sampedro, tetrapléjico desde los 25 años, desarrolló un intensa actividad judicial para que le ayudarán a morir

Existen dos estudios del CIS que abordan esta problemática. El primero, realizado a una muestra de 1.567 médicos en el año 2002, titulado “Actitudes y opiniones de los médicos ante la eutanasia“. Las conclusiones de las encuestan reflejan que el 59,9% de los entrevistados legalizarían la eutanasia en las siguientes formas:

– El 41.5 % de los entrevistados legalizarían la eutanasia sólo para enfermos terminales que conserven todas sus facultades mentales,

– Un 18.4 % de los entrevistados la legalizarían también para pacientes que conserven todas sus facultades mentales, independientemente de que su enfermedad sea terminal o crónica (grave o irreversible).

El segundo estudio fue realizado en 2009 y se titula “Atención a pacientes con enfermedad terminal” y se basa en las respuestas de 2.481 ciudadanos entrevistados. Este documento refleja que el 60% de los ciudadanos creen que España debería legalizar la eutanasia, y sólo uno de cada diez se opone explícitamente a ello. La radiografía social destaca que la aceptación de la eutanasia no es inherente a la afiliación política o a las creencias religiosas. De esta manera, sólo el 3% de los votantes del PSOE y el 4% de los militantes del PP son «totalmente» partidarios de prolongar la vida de un paciente artificialmente cuando no existan esperanzas de curación. Respecto a la posibilidad de que los médicos proporcionen los medios necesarios para que un enfermo en fase terminal se quite la vida, casi el 60% de los votantes conservadores y hasta el 77% de los afiliados socialistas defienden la postura.

García Teigell cree que son los políticos los que están atrasando la aplicación de este tipo de leyes. “El camino que queda por recorrer lo deben hacer los políticos, ellos son los que tienen que legislar. La sociedad española ya está madura para afrontar este tipo de cuestiones”, dice el portavoz de DMD.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) introdujo la despenalización de la eutanasia en su programa electoral de 2004. Pero, a medida que ha ido presentado nuevos programas electorales, ha reducido los derechos del ciudadano. En 2008, cuando se presentó a la reelección, eliminó ese punto de su programa. En 2011 tampoco aparecía.

Otros grupos parlamentarios como Izquierda Unida, o Iniciativa per Catalunya o incluso Esquerra Republicana sí apoyan este tipo de iniciativas. La última iniciativa que se propuso en el Parlamento la presentó Izquierda Plural el pasado 27 de marzo y fue también apoyada por UPyD.

Artículos relacionados:

Cuidados paliativos: ¿la mejor forma de zanjar la polémica de la eutanasia?

Eutanasia y muerte digna: uso correcto de las palabras

Víctor Jover @CalleCiencia

Acerca de victorjover
Estudiante de Periodismo y Diplomado en Magisterio apasionado del misterio, la ciencia y la filosofía.

One Response to La vida es un derecho, no una obligación

  1. luisa Vega dice:

    Buenas noches, ,soy un medico paliativista , proximamente en el centro hospitalario en el que trabajo,tendremos un curso para los trabajadores de dicho centro y en el hablaremos de la eutanasia,suicidio asistido,limitacion del esfuerzo terapeutico,sedacion paliativa etc,buscando material por internet,he visto que usted ha participado en cineforum al respecto del tema presentando el documental “la muerte voluntaria en el cine” y por lo que he leido de los comentarios al respecto,creo que seria un adecuado material para profundizar en el tema,pero no soy capaz de localizar en la red dicho documental,por lo que me atrevo a solicitarle ayuda al respecto de como me podria hacer con el,muchas gracias por escucharme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: